Pues no es nada fácil ya que muchos de los  jóvenes a los que queremos llegar no están visibles fuera de sus círculos y son reacios a ponerse en acción.

Inicialmente hemos usado contactos personales que a través de sus círculos de amigos reclutan un equipo de project managers. A partir de ahí crecen los contactos personales y repetimos el proceso para nuevos equipos de project managers.

Trabajamos comunidad a comunidad, es decir, los grupos se forman dentro de un mismo barrio (un barrio puede tener varios grupos) ya que hacemos uso de los servicios (casales, centros cívicos) de esa comunidad y nuestros retos sociales sirven a ese mismo colectivo.

También utilizamos las redes sociales y hacemos sesiones de información en el casal mas representativo del barrio.

Los coordinadores de los project managers son voluntarios que con apoyo de la oficina central que proporciona las guías, sesiones, agendas y objetivos , crean dinámica de equipo y los acompañan a las actividades.

Nuestra filosofía es que lo que hagan dentro de inspira-t tiene que nacer del deseo de uno mismo, no por obligación ni por persecución. Por ello, escuchamos sin juicios ni prejuicios lo que quieren y proporcionamos actividades que están en línea con sus intereses, que son divertidas e inspiradoras al mismo tiempo. Si se sienten bien consigo mismos después de la sesión, si han conseguido un logro, por pequeño que sea, volverán. ¡Este es nuestro mayor reto!

Estamos convencidos de que la inspiración viene de conocer nueva gente, ver sitios y proyectos distintos, de salir de la zona de confort. Durante esta fase organizamos una serie de visitas con gente y proyectos inspiradores. Personas con una historia que explicar, que se han re-inventado o han empezado desde cero, pero siempre personas cercanas, que provoque que el project manager se pregunte, si el puede, ¿por qué yo no? . Organizamos también sesiones para alentar a los project managers a pensar en que les hace felices, que les gustaría hacer, en que son buenos y que les está frenando. Todas las sesiones son activas, no son de escucha pasiva. Ellos son los protagonistas de cada reunión.

Totalmente cierto, por eso, después de unas cuantas sesiones de inspiración proponemos al equipo que asuma un reto, elegido por ellos pero siempre con un impacto social positivo. Ellos se auto organizan y llevan a cabo el proyecto, aprendiendo distintas habilidades en el camino. Aprender haciendo el bien, lo llamamos nosotros. Inspira-t les guía pero no toma el control del proyecto. Gestionamos fracaso y capacidad de recuperación – queremos que aprendan acerca del esfuerzo y los beneficios del fracaso de una manera controlada. Estos retos sociales son clave para desarrollar habilidades como son la comunicación, gestión de equipos, coordinación, etc, pero también para obtener la auto-confianza para lograrlo y para que finalmente se atrevan a inspirarse. Un grupo hace una media de 3 retos sociales durante el programa.

No, las ideas pasan por un proceso de curación. Primero los mismos project managers revisan los aspectos positivos (por qué va a salir bien) y los aspectos negativos (por qué va a fallar). Esto ayuda al grupo a construir pensamiento crítico y a cribar las buenas ideas de las no tan buenas. Si la idea sigue adelante, el coordinador del equipo ayuda al project manager a construir una propuesta de valor que se presenta al Working Board de Inspira-t que dará luz verde al proyecto.

Cada proyecto es distinto y para cada proyecto el Working Board revisa como puede apoyarlo, desde la asignación de un mentor personal seleccionado por nosotros cuidadosamente, a hacer de puente con programas de formación, a solicitar micro-crédito con la plataforma inspira-t de micro-créditos pasando por un espacio de trabajo con las herramientas necesarias para desarrollar el proyecto.

Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros aquí, ¡queremos escuchar tu historia!

Primero ponte en contacto con nosotros aquí y te convocaremos para explicarte como funciona el programa de mentores. Tu puedes ser el mentor que está esperando un project manager.

Para coordinar al equipo de project managers tienes que dedicarle aproximadamente 1 hora durante la semana para la organización de la sesión (en emails y whatsapps) y de una hora a dos horas para la sesión en si.

Se reúnen semanalmente o bien visitando el proyecto inspirador, o en algún casal de la misma comunidad para trabajar los retos u otros temas.

Si al final de los 12 meses el project manager no se ha logrado inspirar pero desea continuar con inspira-t, dejamos que nos proponga cómo hacerlo o nosotros mismos le proponemos distintas formas de colaboración, coordinando un nuevo grupo de project managers, haciendo de embajador, ayudando en las tareas de reclutamiento, programa de voluntariado, redes sociales, fundraising en la oficina central, etc.


Qué dicen de Inspira’t

testimonios

“Empecé en Inspira-t hace un año y medio. Al principio me costó, porque pensaba que no era para mi, pero poco a poco me fui aficionando. Las actividades que proponían eran muy chulas y sobre todo lo que más me motivó a continuar fue conseguir el primer reto social. Me dió un subidón y me hizo sentir muy bien conmigo misma. Aprendí a trabajar en equipo y me di cuenta de que querer es poder. Tengo mucha más confianza en mi misma. ¡Y encima como mi Currículum ha mejorado he encontrado trabajo!”

“inspira-t es un proyecto innovador en la manera en la que estimula a los jóvenes a ponerse en marcha. No se focaliza en la formación de oficios ni en el coaching. Asume que los jóvenes tienen talento y que si los ayudas a encontrar su inspiración pueden conseguir grandes cosas. Desde iniciar su propio proyecto a tener un impacto social dentro de sus comunidades.”